ESCOBAZO VIII

Cada vez son menos respetados los derechos de los italianos residentes en el exterior conquistados en los ‘80 y ‘90. Creer que con el sistema de turnos por internet se favorece al individuo es una quimera. Los cónsules cambian, las esperanzas se redoblan, pasa el tiempo y las cosas siguen igual. Defienden lo indefendible porque, pregunto: ¿por qué un italiano nacido en Italia, para renovar el pasaporte, tiene que pedir turno?, ¡Una vez obtenida la ciudadanía un hijo, nieto o bisnieto es italiano “a tutti gli effetti” y esa persona tiene los mismos derechos que un italiano nacido en Italia!, ¿Por qué es despreciado en la puerta del Consulado?, ¿Por qué no puede entrar y plantear su situación? Evidentemente no se le respetan sus derechos y NADIE hace nada para tutelarlos.