El problema del hambre

(Por Leonardo Olivieri) Con cada cambio de gobierno la democracia se fortalece y se consolida. Será la tarea del gobierno entrante desarrollar políticas públicas orientadas  a superar divisiones y exclusiones. Pero esta tarea no es sólo de los gobernantes sino de todos los que formamos parte de la Sociedad Civil. Es tiempo de reconocer nuestras diferencias, nuestras particularidades, pero también es el momento para reconocer al otro, diferente, con opiniones y pensamientos diversos. Sin embargo, ese otro, es un miembro de nuestra sociedad. En fin, todos somos el otro de alguien; no hay que olvidar eso.

En nuestra bendita Argentina hay muchos problemas, se podría decir graves y serios problemas. Uno de ellos es el hambre que golpea a muchos argentinos, pero no sólo a ellos, sino que incluye a la amplia comunidad italiana residente en este país.

Esta verdadera “plaga” nos obliga a desplegar todas nuestras fuerzas, a buscar soluciones rápidas y a trabajar conjuntamente entre todas las organizaciones sociales.  Es el momento y la oportunidad de consolidar la democracia social. Para ello se hace necesario trabajar en conjunto dentro de la pluralidad de las diferencias, ya que el hambre no hace distinciones ideológicas ni partidarias.

Los Patronatos italianos deberían ocupar un rol activo en la lucha contra este flagelo. Poseen experiencia en cooperación internacional, tiene sus raíces y base en el sindicalismo italiano y europeo, en la lucha por la igualdad, la equidad y la justicia social. Como se dijo anteriormente, al hambre se lo vence con trabajo conjunto, con un compromiso férreo, con unidad en un marco de pluralismo. Y es, en estas áreas, donde la experiencia de las organizaciones de Patronato tiene mucho que aportar.

Esperamos que el gobierno entrante sea un gobierno de bien para todos los argentinos y para nuestra colectividad. Deseamos lo mejor, trabajaremos y cooperaremos para que le vaya bien. Aspiramos a la construcción de un país donde la justicia social sea  una realidad y donde el pluralismo sea la base de una creatividad política superadora. Aspiramos a un país que nos incluya a todos, que asegure un presente y un porvenir prospero y digno.