• ESCOBAZO I

Es sorprendente la “CAPACIDAD” para hacer mal las cosas de la Agencia Consular de Morón donde la burocracia roza la mala educación. Mucha gente (en especial las mujeres) salen de esas oficinas llorando y en la mayoría de los casos les hacen pedir varias veces turnos para todo. Una de las pocas caras visibles es una tal Agnese quien, si bien es cortes, es taxativa en la información y difícilmente la repite. El resto del personal anda por ahí muuuuy ocupado. Por favor no digan que la culpa la tiene la escasez de empleados, porque ya estarían como los políticos argentinos que se echan la culpa unos con otros y los que pagamos los platos rotos somos los ciudadanos. La organización en esas oficinas se asemeja a un círculo vicioso de una vaca tomando leche y los que pagan el pato son los ancianos, y aquellas personas que tienen la “osadía” de querer ejercer sus derechos.